5/8/15

Te sentí en mis sueños

    Sentí tu aroma en un sueño. Acarició mi alma dormida, desnuda, vulnerable. La embriagó de dolor placentero. La volvió obediente, sumisa, atenta a tu llamado animal y a tu orden implacable.
    Susurraste en mi oído con dulzura y firmeza. Palabras perdidas en un mundo onírico. Difusas e hipnóticas me recorrieron. Como un escalofrío que se apropia de lo profundo, se asentaron en mi vientre, se hundieron en mi ombligo, inundaron mi ser.
    Sonreíste. Sentí tu labio rozar mi cuello, erizando mi piel blanca, llenándome de un espasmo glacial y gélido, y a la vez líquido, como lava hirviendo.
    Suspiraste. Tu aliento tibio abrasó mis senos, brotándoles rosas pálidas y firmes, retoños de una pasión carnal y afilada, prohibida en su inmensidad.
    La cercanía de tus manos tibias perló de rocío mi cuerpo, y tus labios lo barrieron, dejando caminos de sal.
    Sentí tu mirada clavada en mi boca, la sentí arder bajo tu deseo, la sentí temblar y violentarse bajo el peso de tu intenso obrar, la sentí teñirse de sangre entre mis colmillos ansiosos,  y volver a temblar.
    Desperté queriendo más...


2/6/15

El Cuervo

                                                                     · EL CUERVO ·

                                                             El cuervo es el amante
                                                             que todos llevamos dentro:
                                                             el espíritu incierto
                                                             que encierra los lamentos
                                                             que son nuestra perdición.

                                                             Cuando el cuervo se despierta
                                                             se alimenta del ungüento
                                                             frívolo, vil, siniestro,
                                                             que derrama el corazón:
                                                             picotéa nuestro alma,
                                                             creemos que es el amor.

                                                             Y cuando el cuervo se despierta,
                                                             funde su mente en la nuestra,
                                                             no tenemos salvación:
                                                             pues la muerte nos detecta,
                                                             nos busca y nos secuestra,
                                                             nos absorbe la ilusión.

                                                             En nuestro último suspiro
                                                             el cuervo queda en libertad,
                                                             carcome nuestra verdad,
                                                             y profana nuestro cuerpo.
                                                             Pero tu no te preocupes
                                                             pues tan solo significa
                                                             que ahora estás muerto.

                                                             ¡Vuela, cuervo! ¡Vuela libre!
                                                             Recuéstate en el regazo
                                                             de la inocencia terrible.
                                                             Y no sientas culpa ahora,
                                                             recuerda que de este crimen
                                                             aun nadie te ha acusado,
                                                             solo piensa que a la muerte
                                                             todo el mundo la a juzgado.

                                                             Solo cree en el presente,
                                                             que el futuro ha pasado...
                                                             ¿O es, acaso, que el destino
                                                             ya no te quiere a su lado?

                                                                        Z. A. - 2007

23/5/15

El sonido de la noche

EL SONIDO DE LA NOCHE

    
    Siento gemir el violín...
    Serpiente de fuego que entra a mi cuerpo y se arrastra por mi interior, abrasándolo todo. Hipnotizando mis manos, haciéndolas recorrer mi cuerpo. Quemándome.
    Siento la pasión, poniendo huevos en mi alma. Siento el deseo incubando.
    Siento la vibración, rápida, metódica, ágil. Me invade la melodía infinita, me envuelve, me asfixia. Me mira con sus ojos de gata, me domina. Abro mis labios, beso sus pechos, sorbo su miel.
    Cierro los ojos, me dejo llevar. Siento la furia del chacal arremetiendo mis caderas. Siento la sal.
    Perdida en el placer...



21/1/15

Amor a primera vista

Amor a primera vista    

Te miro, me miro, y sé que nos amamos. Vos lo hiciste desde el primer día, a mi me llevó un poco mas de tiempo darme cuenta de que yo también lo hacía. A medida que nos conocimos, ese sentimiento creció más y más.
    A veces nos enojamos y nos herimos, pero siempre nos perdonamos: yo te perdono tus celos y tu manía de quererme cerca tuyo siempre, y vos me perdonás mis caprichos y mi manía de querer volar mas lejos de lo que nuestros lazos me permiten.
    Siempre has estado conmigo: en las buenas y en las malas, en mis logros y en mis fallas. Nunca te importó el resultado de mis esfuerzos: siempre estás orgulloso de mi. Siempre voy a estar con vos: fuiste mi primer hombre y vas a ser el último.
    Fue un amor a primera vista. Dicen, quienes nos vieron, que mis ojos y los tuyos brillaron al encontrarse, que hubieron lágrimas y sonrisas, que me tomaste en tus brazos y me besaste con ternura, y no volviste a soltarme. Dicen que nunca se vio un amor tan grande entre un padre y una hija...

19/1/15

Extraños Acontecimientos - PARTE IV

Extraños Acontecimientos
PARTE IV


· 17 de julio (Continuación) ·

    Los primeros días de mi estancia transcurrieron monótonos, y serenos mientras yo intentaba despejar mi mente del dolor que la acechaba. Trataba de no pensar en mis padres, pero veía en cada esquina el recuerdo de cada verano con ellos en la cabaña. Era tortuoso, y el estar incomunicado del resto del mundo, parecía empeorar mi tristeza.
    El cuarto día decidí empezar a escribir una novela, seguro de que eso me ayudaría a distraerme. Temprano, me dirigí al despacho que antes fuera de mi padre (pero el cual me había servido muchas veces para mis propósitos profesionales en épocas de sequía creativa), prendí la computadora, creé un documento de texto... Y eso fue lo único que creé ese día. Por mucho que me esforcé, una y otra vez borraba lo que escribía.
    Al mediodía estaba hambriento, frustrado y triste. Mientras preparaba el almuerzo, pensaba sobre qué podría escribir. Fue cuando recordé mi episodio del bosque y tuve la genial idea de escribirlo. Pero, para no pasar de nuevo por el calvario de "escribir-borrar, escribir-borrar" que tanto odiaba, y para salir un poco de aquellas paredes impregnadas de angustia, me propuse visitar el lugar al día siguiente. Y así fue...
    Al día siguiente, el 12 de julio, preparé temprano un bolso con un cuaderno y una pluma, algo de agua y comida, y un brújula (una nueva, ya que la original de la historia fue confiscada por mi padre junto con mi idea de que aquello fue real), y cuando el sol estuvo en lo mas alto del cielo, salí en la dirección que conocía de memoria, a pesar de haberla pisado tan solo una vez. Caminé lento, concentrándome en recordar cada detalle de mi aventura juvenil, en el afán de no pensar en otras cosas. Apenas veía algo que podía servirme, me detenía y lo anotaba, con la intención de que fuera un adorno para mi posterior relato. De a poco fui recordando cada detalle que había olvidado con los años, y el paisaje me confirmaba cada imagen que mi mente presentía antes de llegar: incluso cuando llegué a la arboleda.
    En ese punto ya estaba algo cansado, la verdad es que a pesar de mi físico privilegiado y mi cuerpo atlético, soy bastante sedentario, y aquél día noté mi falta de energía. Así que me senté frente al cinturón de pinos, comí algo para recuperarme de la caminata, y leí lo que llevaba escrito, agregando uno que otro dato de vez en cuando, confeccionando una lista de detalles bastantes puntuales. No se cómo pero, a pesar del frío aire de invierno, el sol calentaba mi cuerpo de una manera muy agradable y, ahí echado, pronto me quede dormido.
    Desperté por el graznido de unos pájaros que pasaron cerca. Todavía sin despabilarme, y busqué en el bolso mi celular para comprobar la hora (celular que había dejado en la cabaña ya que no había cobertura en 100 Km a la redonda), y mi manó golpeó mi moderna brújula, haciendo que se deslice hacia afuera y quede completamente frente a mis ojos. Al principio creí que no veía bien porque seguía adormecido, pero luego de frotarme los ojos y mojarme un poco la cara, entendí que no era así, que veía bien. Las agujas de mi nueva brújula giraban locas, tal como lo habían hecho las de su antecesora. Me quedé atónito.
    No había motivo para alarmarme, me dije. Tal vez en esa zona tuviera alguna irregularidad electromagnética, o tal vez tuviera propiedades que me estuvieran volviendo loco. Cómo fuera, ya estaba ahí, y era tonto volver. Así que guardé todo en el bolso, y penetré con cuidado la espesura de ese misterioso bosque. Parecía mas enredado que en mi infancia, o yo menos ágil, así que tardé bastante en llegar al claro, pero llegué: se veía exactamente igual que antaño.
    Al estar ahí, una sensación de inquietud me invadió. Era tenue, pero constante, y me apresuré a alejarla haciendo nuevas anotaciones sobre aquel sitio, y sobre nuevos recuerdos que acudieron a mi mente. Funcionó, o eso quise creer, hasta que me acerqué al borde del pozo con la intención de asomarme a ver su interior y un alarmante espanto me invadió. Pero no tuve tiempo para analizarlo, ya que una mano salió del agua, me tomó por el cuello del abrigo y, pese a mis intentos por aferrarme a la pared del estanque, me sumergió por completo en las heladas aguas. Entré en pánico, mis pulmones se llenaban de agua y cada vez la oscuridad era mas densa...
    Eso es todo lo que recuerdo. Tengo imágenes mezcladas y confusas: fragmentos de lucha bajo el agua, de arañazos y ramas golpeándome en la arboleda, y nada mas. El siguiente recuerdo seguro es estar en la cabaña, quitándome la ropa empapada y helada, y quedándome dormido envuelto en el acolchado familiar.

    Eso es todo. Ahora se que aquel episodio de mi infancia no fue un sueño, no fue producto de mi mente afiebrada, ni una alucinación. Los extraños acontecimientos de ese entonces, y los de ahora, fueron muy reales, tanto como mi propia vida.
    Miró la taza de café, habré pasado cerca de una hora recordando todo, estoy seguro de eso porque mi amada bebida yo no produce ese vapor que siempre me dio la sensación de calidez aun antes de beberlo. Ahora estoy menos nervioso, y mas decidido. Ahora es el momento. Ahora entiendo que recordar qué pasó ese día no importa. Recordar no importa... ¡Importa entender! Necesito saber que es ese lugar, y que horrores lo habitan...

16/1/15

Extraños Acontecimientos - PARTE III

Extraños Acontecimientos
PARTE III


· 17 de julio (Continuación) ·

    Ahí estaba, con mis 12 años, mi fiebre, y mis manos aferradas al borde del pozo, a punto de asomarme para ver su interior. Mi mente fantaseaba excitada por todas las extrañas ideas que la invadían. Cerré los ojos, me incliné hacia adelante, y los abrí nuevamente: estaba lleno de agua casi por completo, y justo bajo mi cuerpo tembloroso, sobre el espejo de agua, mi reflejo fiel.
    Fue un poco decepcionante, ¡lo reconozco! Para mi cabeza soñadora y aventurera, ver que ese pozo ubicado en el centro de ese claro extenso y perfecto, rodeado por esa muralla impenetrable de vegetación imponente, solo estaba lleno de agua, fue como un puñetazo. Yo imaginaba que dentro habría un dragón, o sería el portal a otro mundo, pero no: solo agua, cristalina y calma, llenando un pozo al que el fondo no se le veía. Podía escuchar a mi madre, en mi mente, diciéndome que tenía demasiada imaginación, que debía dejar de lado las historias de castillos y monstruos. Tal vez tenía razón.
    Estaba absorto en mis pensamientos, casi adormecido y ajeno a mi entorno, sin dejar de ver mis ojos en la superficie del agua, cuando pasó... ¡De pronto mi reflejo me guiñó el ojo! Me quedé paralizado, ¿Cómo podía ser? Me repetía a mi mismo que no podía ser, que era una locura, que tal vez estaba dormido, o incluso alucinando por la fiebre, pero me dijera lo que me dijera, no podía moverme de aquel lugar. Seguí viendo mi reflejo, ahora con los ojos enormemente abiertos y sin pestañear. Pasé así un par de minutos, y nada sucedía, así que comencé a suponer que había sido solo mi idea. Justo entonces, mi reflejo me sonrió con una sonrisa amplia y divertida, muy distinta a la mueca contorsionada que hacía mi boca en ese instante. Asustado, retrocedí un par de pasos sin voltearme, y me dejé caer sobre la hierba, y ahí me quedé.
    Tenía miedo, pero no podía irme con la duda de si lo había imaginado, o no. Así que tomé coraje, me paré, y caminé hacia el borde. Cuando me asomé al estanque, también él lo hizo. Me sonrió, alzó su mano y me saludó, dejándola apoyada bajo la superficie, como si fuera un cristal, invitándome a que pusiera la mía sobre la suya. Dudé unos instantes, pero después de todo, ¿qué podía hacerme un simple reflejo? Acerqué mi mano temblorosa y sudada a la suya con lentitud, y cuando la toqué, sentí su piel cálida y suave. No parecía un simple reflejo.
    Permanecimos así unos minutos, y algo pareció cambiar en su sonrisa. Sus ojos se oscurecieron, frunció el ceño, su sonrisa se volvió perturbada y demente y, antes de que yo pudiera reaccionar, sujetó mi mano con fuerza y me jaló dentro del pozo. Sentía como tiraba de mi hacia el fondo, cada vez estaba mas oscuro y ya casi no distinguía nada. Veía a esa copia de mi mismo llevándome hacia abajo, y mi debilidad no me permitía hacer nada. Casi perdía la conciencia, la oscuridad era tan grande que pensé que estaría llegando al fin del estanque, cuando de pronto mi otro yo desapareció como por arte de magia, y distinguí luz donde debía haber negrura. Supuse que el tanque tendría salida a otro sitio. Miré hacia atrás, y la boca del pozo se veía demasiado lejana, ¡no iba a llegar! Seguí nadando en la misma dirección. Saliera donde saliera, estaba seguro de que podría volver a casa
    Por fin pude salir, nunca en mi vida había respirado con tanta desesperación: llenaba mis pulmones hasta que me dolían, sin pensar en ninguna otra cosa. Cuando pude tranquilizarme, miré hacia abajo y vi que dos cosas eran ciertas: la primera fue que muy al fondo, y casi imperceptible, se veía la luz de la boca del pozo por la cual fui arrastrado; la segunda fue que mi otro yo ya no estaba.
    Estaba mas tranquilo, pero era evidente que la fiebre había aumentado. Sabía que debía volver a casa, así que me concentré en descubrir dónde estaba, y como regresar. Miré a mi alrededor, y me llevé la segunda sorpresa mas grande de mi vida: el lugar al que había salido era exactamente igual a aquel por el que había entrado. Salí de la boca del estanque y, tambaleante, recorrí con la vista todo: el pozo, el claro, la arboleda circular y frondosa. ¡No podía ser!
    Estaba totalmente desorientado y aterrado. Saqué la brújula de mi bolsillo y vi que aun giraba sus agujas como loca. El cielo empezaba a oscurecerse, y el frío congelaba mis ropas empapadas. Me desesperé totalmente, empecé a correr en la dirección que eligieron mis pies, crucé la franja de bosque tupido a fuerza de arañazos, cortaduras y golpes, salí al otro lado, y seguí corriendo un par de kilómetros hasta que perdí de vista aquel extraño lugar. De pronto la vista se me nubló, para luego ennegrecerse, y caí sin conciencia al suelo.
    Desperté en mi casa, en la ciudad, a los 3 días del hecho (según me dijeron). Mi padre estaba preocupado, y mi madre desconsolada. El doctor venía todos los días a verme, lo cual fueron muchas visitas ya que la neumonía tardó 2 meses en abandonarme. Les conté todo lo que me pasó y sucedió lo obvio: no me creyeron. Lo adjudicaron a la fiebre, dijeron que debí caerme por accidente al estanque, y que me pareció salir por otro lado pero que en realidad salí por el mismo sitio, que imaginé el asunto de la brújula descompuesta y el reflejo vivo. No importó cuanto insistí, mi padre dio por cerrado el asunto.
    Ese verano no fui con ellos, me quedé con la hermana de mi padre las dos semanas que ellos no estuvieron. Y el siguiente, y el siguiente. Recién el verano en que cumplí 15 años volví a la cabaña. Ni por asomo me acerqué a ese sitio,ni esa vez, ni los siguientes veranos. Con el tiempo fui aceptando que había sido todo una alucinación de mi malestar, y por fin olvidé el asunto.
    Los años pasaron, hoy tengo 38 y soy escritor. Mis padres murieron en un accidente en el verano y, como hijo único, heredé todo. Tardé meses en arreglar los papeles de mi padre, vender su parte de la sociedad del estudio de abogados, y demás. Recién ahora, en el invierno, decidí venir a pasar unos días a la cabaña, relajarme, y respirar de tanto sufrimiento y papeleo.
    Nunca se me cruzó por la cabeza que pudiera pasarme lo que me pasó...

9/1/15

Extraños Acontecimientos - PARTE II

Extraños Acontecimientos
PARTE II


· 17 de julio ·

    Anoche me acosté temprano. Pasé gran parte de la tarde trabajando en mi plan para recordar, así que no fue difícil caer rendido apenas toqué el colchón. Hoy desperté antes del amanecer, me preparé mi amado café, y ahora mismo estoy aquí sentado tomándolo, mientras repaso una por una las cosas que sé con toda certeza...

   Todo empezó el 12 de julio. ¿Todo empezó el 12 de julio? No, por supuesto que no. Todo empezó hace muchos 12 de julio, exactamente cuando tenía unos 12 años. Vivíamos en la ciudad, y mis padres compraron una cabaña para vacacionar, exactamente a 800 Km de mi hogar. Fuimos ese mismo invierno. Claro que mi madre no quería, ella prefería ir en el verano, cuando ya estuviese arreglada y equipada con todos los servicios y comodidades. Pero mi padre, un prestigioso y estresado abogado, quería descansar allí un par de días, y así fue.
    Llegamos los primeros días de julio. El único camino para llegar a la cabaña era una extensión de tierra aserrada por las lluvias, que se prolongaba desde la ruta principal hasta la estancia, lo que eran unos 150 Km de escuchar a mi padre quejándose de como iba a quedar el auto después de tal travesía, y a mi madre quejándose de mi padre.
   Me enamoré en cuanto la vi: la estancia era enorme, unas 120 hectáreas -según lo que mi padre repitió a sus amigos unas doscientas veces, y según lo que me confirmó el abogado de mi padre cuando heredé esas tierras-, y la cabaña era preciosa. Necesitaba pintura, colocación de servicios, y arreglos mínimos, pero era espaciosa, luminosa, y con un estilo rústico pero elegante, justo como la había imaginado desde que me informaron de la nueva adquisición.
   Los días pasaron de manera tranquila, con mi madre a los gritos por los insectos y las cosas que faltaban en la casa, mi padre intentando descansar, y yo husmeando a los alrededores. Me habían advertido que tuviese cuidado, los bosques eran naturales, había todo tipo de animales e insectos, y tal vez el terreno no fuese muy seguro, ya que parte de la estancia era cruzada por una diagonal de colinas de piedra, un lago y una gran cantidad de arroyos.
    ¡Estaba histérico de felicidad! Esto no era como ir a hoteles en los que lo que hacía era mirar todo el día la televisión. Todos los días me preparaba una mochila con alguna vianda ligera, una cantimplora con agua, un cuchillo, una soga, una brújula, y me iba de la cabaña apenas los primeros rayos de luz tocaban la tierra, cada jornada en una nueva dirección. ¡Me sentía como Indiana Jones! La mitad de los días volvía empapado, embarrado hasta las rodillas, con una colección de bichos en un frasco, uno que otro arañazo y, al cuarto día, con una gripe colosal. Claro, pleno invierno, zona húmeda, temperaturas de hasta -5º (durante el día), no eran una muy buena idea, o al menos eso fue lo que dijo mi madre con una voz nada melodiosa cuando vio la fiebre que tenía. Pero nada podía detenerme.
    El quinto día, y él último, mi madre me escondió la mochila. Según ella "cuando me diera hambre iba a volver". Tenía razón, y yo lo sabía. Así que me abrigué lo mas que pude, y cuando el sol había calentado un poco el aire, salí de la cabaña y me dirigí justo hacia el suroeste. Ya había recorrido todo el noreste, el sureste, y el noroeste (el cual me llevó mas tiempo por las colinas rocosas). El suroeste se veía más tranquilo, y por la ubicación de la cabaña, era el sector mas chico para recorrer, por lo que me pareció la opción mas segura y adecuada para mi malestar.
    Caminé lentamente durante aproximadamente una hora, siempre con la brújula en la mano para no perder el rumbo. Escuchaba a los pájaros cantar, el sol calentaba mi piel afiebrada, y yo era feliz a pesar de las nubes de mosquitos, ¡eras mis mejores vacaciones! Todo era perfecto, hasta que las agujas de la brújula empezaron a girar descontroladas sin un motivo aparente. Después de agitarla con insistencia, obviamente en vano, miré hacia el frente: el bosque parecía hacerse muy tupido justo ante mi. Hileras e hileras de árboles se agolpaban, casi sin dejar pasar la luz a través de ellos. Metí la brújula en mi bolsillo, apreté mi bufanda, y me introduje en ese amasijo de vegetación indistinguible. Tardé aproximadamente 40 minutos en atravesar ese aglomerado de bosque de no mas de 30 m de espesor.
    Apenas pude salir, me tumbé en el suelo tapizado de pastos verdes y cortos. El sudor me empapaba, la fiebre y el esfuerzo me habían jugado una mala pasada. Cuando pude descansar lo suficiente, y recomponerme, examiné mi alrededor: la arboleda formaba un anillo perfecto de unos 80 m de diámetro, el suelo estaba cubierto de ese pasto muy corto, y justo en medio de esa extensión circular había un pozo de agua, de esos que había visto en películas del lejano oeste. ¡Increíble!
    ¿Todo empezó el 12 de julio? No, por supuesto que no. Todo empezó exactamente en el momento en que, con mis 12 años de edad y una fiebre alarmante, me paré sobre mis pies en aquel claro del bosque, me acerqué hasta el borde del pozo, y vi su interior...

8/1/15

Extraños Acontecimientos - PARTE I

Extraños Acontecimientos
PARTE I


· 12 de julio ·

    Inclino la taza y apoyo el borde inferior entre mis labios entreabiertos, el café se desliza hacia mi boca, ¡está hirviendo! Es reconfortante sentir el liquido caliente devolviéndole un poco de calidez a mi cuerpo helado. A medida que empiezo a sentir nuevamente mis extremidades, me envuelvo más y más con el acolchado de plumas que pasó de generación en generación por las manos de toda mi familia, dejando que me abrace como una mañana de primavera. Y así, agotado y con el cuerpo entumecido, espero a que llegue la noche para dejarme vencer por el sueño y el cansancio.


· 13 de julio ·

    Abro los ojos lentamente, y apenas el primer rayo de luz me llega, los cierro nuevamente, apretando con fuerza para impedir que la claridad intensa me afecte. El dolor de cabeza es penetrante, y siento que es difícil respirar. Es evidente que el frío punzante hizo su trabajo en mi cuerpo a lo largo de la noche. Pienso en seguir durmiendo un rato mas, al menos hasta que la migraña disminuya, pero sé que es mejor enfrentar la situación de inmediato.
    Me levanto del sillón con esfuerzo, dejando que el acolchado caiga a mis pies, dejando mi cuerpo completamente desnudo. El aire no está tan frío, así que camino lentamente hacia el baño, intentando no chocarme con ningún mueble, lo cual se vuelve una odisea con los ojos apenas abiertos. Finalmente logro llegar y me introduzco con cuidado en la bañera. Abro el grifo, dejando que el agua caliente se deslice por mi cuerpo, y me dejo llevar por su caricia terapéutica, la cual parece tener el poder de calmar mi dolor de cabeza. Deposito una buena cantidad de gel en mi mano, y lo desparramo por mi piel frotando de forma circular, relajando mis músculos contracturados por las temperaturas que sufrieron ayer. La ducha fue, después de todo, una buena idea.
    Luego del baño, y ya mas reconfortado, me visto con unos pantalones negros de algodón, una camiseta de mangas largas, y una camisa azul. Recojo el acolchado y la taza del piso del living, pongo en orden todo lo que me permite mi malestar, y finalmente preparo una buena jarra de café cargado. Sé que la mañana va a ser difícil, así que intento no pensar en el resto del día y, estratégicamente, hago las cosas una a una sin pensar en la siguiente. Trato de evitar a toda costa hacer lo que sé bien que no debo demorar, pero tengo miedo...
    Luego de tres tazas de café, un analgésico, y lavarme la cara dos veces, me siento frente al escritorio de mi despacho y acaricio mi rostro barbudo mientras el monitor de la computadora cobra vida. Automáticamente aparece el texto dónde lo dejé ayer. Vacío. Sé que ahora va a comenzar lo difícil, pero no hay marcha atrás. Cierro mis ojos, e intento recordar: flashes de escenas entrecortadas se agolpan en mi mente, mezclándose entre ellas, y confundiéndome aun mas. Cuanto mayor es mi esfuerzo por distinguirlas y ordenarlas, menor es la coherencia que cobran. Abro los ojos, entiendo que así no va a funcionar, no voy a poder entender qué fue lo que pasó ayer. Pienso y pienso, ¿qué puedo hacer para que fluyan los recuerdos de manera ordenada? Evidentemente, no va a ser algo que haga de manera rápida y sencilla. Inspiro profundamente, y me armo de paciencia.
    Para cuando miro el reloj del monitor son las 12:00, ¡estuve dos horas mirando un texto inexistente, con la mente completamente en blanco! Estoy agotado, tanto mi cabeza como mi cuerpo luchan contra la confusión, los recuerdos turbios, y el malestar. Hasta que no me recupere no voy a poder hacer esto que debo hacer con urgencia. Será mejor que desista, al menos por ahora...



· 16 de julio ·

    Ya pasaron tres jornadas desde que me desperté con aquel malestar al día siguiente de aquel extraño episodio. Me siento mejor: las migrañas vuelven cada día, pero son más débiles a cada aparición. Por otro lado, mi malestar general, producto del frío inhumano al que se sometió mi cuerpo, ya casi desaparece por completo. Pero estoy preocupado, la reserva de gas empieza a agotarse. Si bien mantengo la cabaña caliente a fuerza de mantener la chimenea siempre con leños ardiendo, y cocino en el microondas con la electricidad que me provee el generador, necesito el gas para calentar agua para poder bañarme. Pronto voy a tener que ir al pueblo a abastecerme, y no quiero irme sin antes poder aclarar qué fue lo que pasó ese día. Temo que si no lo hago pronto, ya no pueda hacerlo.
    Mañana es el día. Mañana debo hacerlo...

7/1/15

Un amor inmortal

Un amor inmortal

En una época estuve muy enamorada. Era joven, y mi corta edad no me permitió entender que yo lo amaba, pero él no a mí. La relación no prosperó y se la llevó el viento como se lleva a las hojas en el otoño. Quedé desolada, pero al dolor le siguió la resignación, y a ésta, el olvido.
Con el tiempo él volvió, convencido de que me amaba y de que debíamos estar juntos. Pero yo no quería volver a sufrir, así que a pesar de sus súplicas me despedí de él y ya no volví a verlo.
Los años pasaron. Yo seguí con mi vida, y supuse que él con la suya. Pero hace tan solo unos meses supe que no fue así...
Todo comenzó con un sueño. Estaba acostada en mi habitación cuando él apareció, se sentó en el borde de mi cama, y me habló. Su piel se veía pálida, sus ojos vidriosos, y su voz se oía triste y lejana. Dijo que había intentado olvidarme, y no lo había logrado, que aun me amaba. Desperté sintiéndome extraña al  recordarlo luego de tantos años, y perturbada por su imagen tan... Diferente.
La situación se desarrolló en mi mente todo el día. Intenté alejarla, pero fracasé. Para el atardecer me decidí a hablarle. Llamé a su casa, hablé con su padre, y entonces lo supe: él se había quitado la vida la semana anterior.
El resto del día transcurrió con lentitud y pesadez. Triste y estupefacta, afectada por la muerte de mi primer amor, me tumbé presa del cansancio al caer la noche. Nuevamente él apareció: más pálido, ceniciento y apagado, como si su estampa estuviese desapareciendo. Volvió a repetir su discurso con pesar, pero al final en sus ojos brilló una luz de esperanza, en sus labios se dibujó una sonrisa, y afirmó con entusiasmo que aun podíamos estar juntos. Tomó mi mano entre las suyas, y lo entendí: no era un sueño. Estaba helado, el solo contacto con su piel invernal me aterró. Y cuando quise gritar, él posó sus labios gélidos sobre los míos, impidiéndome producir cualquier sonido, e incluso respirar. Podía sentir su intento desesperado de llevarme con él. Y así transcurrieron unos segundos lúgubres y llenos de espanto, hasta que la luz de la mañana entró por la ventana, y él se desvaneció dejándome sola y con el espíritu horrorizado.
Fue su fantasma el qué me había visitado esas dos noches, ¡no habían sido pesadillas! No podía sacarlo de mi mente atormentada, y solo rogaba que no llegara la noche. Pero llegó, y a esa la sucedió otra, y a esa otra, una nueva. Y en cada una de ellas, él se presentó. Su apariencia fue desvaneciéndose a cada visita, hasta que solo pude sentir su presencia y oír su voz. A medida que su imagen se extinguió, creció mi terror, mi angustia, mi miedo. Su insistencia de estar juntos, se volvió exigencia. Y su beso espectral se prolongó cada vez más, al punto de hacerme perder la conciencia.
Escribo esto porque sé que no va a dejar de visitarme, sé que la conciencia va a abandonarme definitivamente, o va a hacerlo la cordura. Quiero que esto sea testimonio del porqué de mi penoso destino: mi amante fantasmal me visita en las noches para darme su beso mortal y llevarme al único lugar en el que podremos volver a estar juntos al fin.